La mayoría de procesos productivos implantados en las factorías están sometidas a un proceso de cambio continuo debidos a nuevos requerimientos del producto final, cambios de formato, cambios en las instalaciones, optimizaciones, etc.

Desde la idea del cambio, el diseño, los test, validaciones hasta llegar a la implementación cada autor define más o menos pasos según su punto de vista pero cualquier implementación de cambios dentro del mundo industrial debe afrontar el problema de cómo gestionar la información, conservar el tracking de dichos cambios y disponer de la posibilidad de volver a una situación anterior. Además, el acceso a dicha información debe estar estrictamente controlado, ya que adicionalmente debemos tener en cuenta los aspectos derivados de la seguridad de la propia planta, la propiedad intelectual de la misma, o las habilitaciones del personal implicado.

La información generada por un cambio dentro de un proceso industrial puede estar compuesta por archivos de muy diferente formato: Programas de PLC, Robots, SCADAS o DCS; Recetas y parámetros de configuración; Instrucciones de montaje; cableados eléctricos, etcétera llegando a generarse centenares de archivos para una instalación mediana o incluso pequeña.

 

Muchos responsables de mantenimiento diseñan con más o menos fortuna métodos para el control de estos cambios que constan normalmente de estrategias de almacenamiento y backup mediante nomenclaturas en el nombre de archivos y carpetas, listados de cambios y verificaciones… El cumplimiento de dichos métodos está generalmente supeditado al buen hacer del personal implicado sin que  ningún automatismo les facilite seguir la normativa definida. Dichas operativas son imposibles de utilizar en el momento en que el número de dispositivos, la disparidad de modelos y la complejidad de las estructuras aumentan o cuando las modificaciones son realizadas por personal no formado en un procedimiento que puede llegar a ser complicado o farragoso.

También hay que tener en cuenta que, en industrias reguladas como la farmacéutica, veterinaria o cosmética, cada cambio debe pasar por los diferentes estados requeridos por las normativas: Aprobación, verificación, testeo… con la consiguiente firma electrónica y traza.

 

Es también indispensable disponer de un sistema rápido sencillo y eficaz para poder actuar en caso de incidencias que comporten una pérdida de un programa concreto, como pueden ser:

  •  Averías: En caso de necesidad de reemplazamiento de un dispositivo será necesario disponer de la versión adecuada de los programas y configuraciones.
  • Sabotajes: Muchos dispositivos industriales no están protegidos de una forma eficaz, por lo que pueden sufrir modificaciones en el programa. Una comparación adecuada entre la versión actual y la guardada en el repositorio podría dar un aviso sobre el problema.
  • Programación o parametrización inadecuada:Frecuentemente es necesario deshacer cambios realizados volviendo a una versión establecida como correcta.

 

Por todo lo anterior resulta evidente que difícilmente será posible llegar a una implementación de un proceso de control de cambios y salvaguarda eficaz sin la utilización de una herramienta diseñada específicamente para  dicha función. En el mercado existen ya algunas soluciones, pero no todas disponen de las diferentes funcionalidades que serían deseables.

«Algunos proveedores (principalmente en instalaciones DCS)  ya incorporan en sus herramientas de programación procesos de control de cambios, pero su uso se limita a su propio dispositivo sin poder integrar en el mismo otras marcas.»

 En este post vamos a repasar las características que deberíamos exigir a una aplicación de control de cambios para poder implementar una solución que nos permita un back-up de las aplicaciones e información relativas a nuestras instalaciones industriales, basándonos principalmente en los programas de aplicación y parametrización de PLCs, Robots y Pantallas HMI, así como los archivos relativos a las instalaciones: instrucciones de montaje, cableado eléctrico, etcétera.

Especificaciones requeridas:

  •  La aplicación de control de cambios deberá almacenar la información y las aplicaciones en una localización centralizada y segura, pero ofreciendo a la vez un sistema de acceso rápido y seguro para la minimización de los tiempos de paro. Dentro de las diferentes versiones almacenadas, debe ofrecer un procedimiento claro y efectivo para la identificación y selección de la versión adecuada. Aún en caso de caída del servidor la información debería ser accesible directamente desde los backups. Dicho servidor debe estar configurado para garantizar: La protección de los archivos ante manipulaciones malintencionadas o no; El acceso seguro al mismo y los backups automáticos de la información.
  • La aplicación deberá administrar los roles de los diferentes usuarios controlando los permisos sobre el acceso, copia y borrado de los diferentes archivos y dispositivos llevando un tracking de las diferentes modificaciones y/o aprobaciones realizadas por cada persona. Dentro de las industrias reguladas la aplicación debería realizar dicho control  conforme a las normativas vigentes (por ejemplo FDA o GMP). El control de usuarios puede ser propio de la aplicación pero también debe contemplar el Active Directory de la empresa.
  • Para una mayor efectividad de la solución, esta debe ser capaz de realizar el máximo de operaciones desatendidas comunicando directamente con los dispositivos. Dicha comunicación debería extenderse a las diferentes marcas y modelos de dispositivos instalados en planta e incluidos en la instalación. Gracias a esta comunicación la herramienta debe ser capaz de detectar, de una forma autónoma, cambios en el programa realizados fuera del procedimiento establecido mediante comparaciones programadas periódicamente e indicando, por ejemplo vía email, el resultado a las personas adecuadas.  También podrá realizar comparaciones puntuales a petición del usuario.
  • El interface de usuario debe ser sencillo ofreciendo una operatividad sin complicaciones para el que el programador deba realizar el mínimo de actuaciones para la generación de una nueva versión, pero ofreciendo al administrador potentes herramientas de control y reporting.
  • La instalación debe poder ser versátil, ampliable y actualizable de una forma sencilla y rápida para poder adaptarse a necesidades futuras de la planta. El administrador final debe poder realizar tareas de mantenimiento y ampliación sin necesidad de acceder al proveedor o integrador.
  • El sistema deberá disponer de un sistema de reporting completo con sistemas de notificación automática con el resultado de las comparaciones automáticas realizadas y un sistema de reporting on demand para la consulta de informes de actividad.
  • Los sistemas operativos soportados por los clientes deben ser acordes a los utilizados por las herramientas de programación de los dispositivos. Así mismo, el impacto en los ordenadores clientes de la herramienta debería ser mínimo tanto a nivel de recursos como de disco duro.
  • La comunicación entre clientes y servidores debería cumplir los requisitos mínimos de ciberseguridad a través de conexiones seguras de forma que el acceso (para lectura, modificación o borrado)  a la información situada en el repositorio de programas esté protegida.
  • Los informes sobre comparaciones deberían mostrarse en un formato claro y si es posible pormenorizando los cambios al máximo. La presentación se hará, preferentemente, en formato web con posibilidad de acceso remoto sin necesidad de software específico de visualización.

 

Sencillo ejemplo de comparación programada mostrando las diferencias entre dos aplicaciones:

Especificaciones adicionales:

 

Fuera de las especificaciones indicadas con anterioridad deberíamos valorar otras adicionales como pudiera ser el origen estándar del hardware utilizado, la posibilidad de utilización de sistemas operativos actuales o que tanto por ciento de la solución corresponde a una solución estándar (que no requiera la escritura de un código específico para la aplicación).

«También hay que tener en cuenta que, en industrias reguladas como la farmacéutica, veterinaria o cosmética, cada cambio debe pasar por los diferentes estados requeridos por las normativas: Aprobación, verificación, testeo… con la consiguiente firma electrónica y traza.»

 Conclusión

Como conclusión, la instalación de una herramienta de control de cambios se hace indispensable en plantas con un número medio o alto de dispositivos y donde diferentes personas, con diferentes ordenadores modifican los programas y archivos de diferentes dispositivos e instalaciones.

La automatización del control producirá de inmediato beneficios tangibles, como pueden ser:

  • Un mayor nivel de seguridad en la salvaguarda de la información.
  • Un mayor control en los cambios realizados a través o no de la aplicación
  • Un acceso más rápido y seguro a la versión adecuada del programa lo que redundará en menores tiempos de paro en caso de incidencia.
Shares
Share This